¿Por qué establecer una franquicia?

0
3

¿Qué es una franquicia?

La palabra franquicia etimológicamente significa otorgar ciertos privilegios. Con el tiempo, su significado se ha ido reduciendo, especialmente en lo que se refiere a los privilegios económicos.

Podemos decir que la franquicia es una forma de negocio basada en la cooperación de dos partes: el franquiciador, que dirige y utiliza su marca, y el franquiciado, al que se le cede el derecho de redistribuirla bajo ciertas condiciones especificadas en un contrato.

En general, habrá una situación de doble beneficio, en la que la división del trabajo y las sinergias resultantes hacen que ambas partes ganen.

Definición de Franquicia

La franquicia es una forma de negocio basada en la colaboración. Entre ellos, los franquiciados utilizan los derechos de negocios establecidos y exitosos para crear sus propios negocios y, a cambio del pago de tarifas, utilizan la filosofía empresarial de los franquiciadores que están bien posicionados en el mercado.

De esta forma, se ha establecido un sistema de franquicias en el que ambas partes persiguen el mismo objetivo, que es el objetivo de la expansión económica.

Quieres ser autónomo y sabes que el rol de empresario o empresaria es perfecto para ti. Sin embargo, no puede establecer una filosofía empresarial clara, no tienes experiencia suficiente en el campo de las ventas o cree que existen muchas barreras para ingresar al mercado.

¿Por qué establecer una franquicia?

En muchos casos, la motivación emprendedora de quienes quieren llevar a cabo su propio negocio termina ante una serie de obstáculos.

Por un lado, existen algunos obstáculos externos (principalmente financiamiento), que dificultan la entrada al mercado.

Por otro lado, lo interno: los emprendedores deben disponer de un amplio abanico de información y poder atender cualquier aspecto relacionado con la creación de la empresa, ya sea financiero, legal, organizativo, etc.

Al estar basado en un modelo de negocio combinado, parte de la organización empresarial deja de ser responsabilidad del emprendedor, lo que le facilita la entrada al mercado.

Además, tener la experiencia y los recursos del franquiciador puede reducir en gran medida los riesgos básicos y los errores comunes de la falta de experiencia. Sin embargo, el empresario conserva la propiedad de su negocio y, por lo tanto, conserva la mayor parte de su independencia como empresario.

El franquiciador suele estar motivado para expandir las actividades comerciales y lograr un crecimiento financiero en el negocio.

La franquicia le permite integrarse en nuevos mercados sin necesidad de establecer y gestionar sistemas subsidiarios, hecho que convierte a esta forma de negocio en un modelo internacional eficiente y con mínimo riesgo.

La difusión de la marca aumenta su valor para los clientes y su atractivo para los proveedores regionales, lo que puede incrementar las ganancias a largo plazo.

Los franquiciadores ven a los fundadores de las empresas como un buen aliado: a diferencia de los empleados, sus niveles de motivación y compromiso son mucho más altos y, por lo general, pueden utilizar el conocimiento local.

Además, la proximidad de los franquiciados a los mercados regionales permite a los franquiciadores responder de forma rápida y flexible a las necesidades de los consumidores finales, adaptando y desarrollando continuamente modelos de negocio.

Aunque es útil clasificar la franquicia por rama de actividad, el sistema de franquicia se puede dividir aproximadamente en tres categorías:

El derecho de franquicia de mercancías o productos: en el que el franquiciado solo vende tipos específicos de mercancías o un solo producto.

Franquicia de servicios: al establecer acuerdos de alianza para desarrollar servicios específicos.

Franquicia mayorista: donde el franquiciador proporciona materiales, equipos y experiencia a los mayoristas. Esto creará el producto y se lo venderá al minorista.

Con ellos, pretende no solo ampliar las ideas de negocio, sino también difundir ideas sociales o proyectos solidarios. En este caso, el franquiciador es, por ejemplo, una fundación o asociación que ha obtenido un cierto grado de reconocimiento.

Esta forma de franquicia es similar a la de perseguir objetivos lucrativos, porque el franquiciado firma el contrato y recibe capacitación sobre experiencia y actividades futuras.

¿Cómo establecer una franquicia?

En principio, cualquier empresario puede establecer su propio negocio de franquicias en Argentina. Sin embargo, antes de tomar una decisión, es importante considerar si el sistema empresarial es lo suficientemente atractivo y cumple con las expectativas.

Además, a pesar de sus ventajas, la franquicia no es necesariamente el modelo de negocio adecuado para todos, especialmente cuando se busca libertad creativa y poder de decisión en el desarrollo de la marca.

Si está interesado en un sistema de franquicia en particular, comuníquese con el franquiciador para obtener más materiales de información.

Comuníquese también con otros franquiciados, porque, por supuesto, también pueden brindarle información valiosa, aunque es posible que esta información deba mantenerse confidencial.

Por último, si desea elegir un sistema de franquicia específico, solicítelo. Con suerte, recibirá una invitación para una entrevista personal o telefónica.