Ozonoterapia: técnica mínimamente invasiva para tratar la hernia discal

0
5

Entre 2 vértebras de nuestra columna se hallan los discos intervertebrales que actúan como cojín, facilitando el movimiento de la columna y amortiguando la presión y el peso ejercido sobre ellos.

Si levantamos peso de forma incorrecta, efectuamos sobreesfuerzos repetidos o bien tenemos sobrepeso, las fibras que rodean el núcleo pulposo de esos discos pueden desgastarse y romperse, dejando que estos se desplacen cara atrás y compriman las estructuras inquietas vecinas, produciéndose entonces la lumbalgia (dolor de espalda) o bien la ciatalgia (dolor que baja desde la espalda por la pierna). Si la hernia está ubicada en la zona cervical podemos tener dolor en algún brazo o bien dolor en la zona cervical.

De qué manera prevenir una hernia discal
Una hernia discal se puede procurar prevenir, si bien es bastante difícil. Puede existir cierta tendencia familiar o bien genética a sufrirlas. La manera ideal de prevención sería no hacer ningún esmero. A quienes las padecen o bien que las han sufrido se les enseñan posturas perfectas y el fisioterapeuta les plantea una serie de ejercicios dirigidos a robustecer tanto la musculatura lumbar como la abdominal, a fin de que no tengan recaídas. Por norma general, en estos casos es esencial la higiene postural.

Pacientes sensibles a padecer una hernia discal
Las hernias discales se dan con más frecuencia en las profesiones que requieren un esmero físico con torsiones y flexiones repetidas de la espalda, y en trabajos en los que se sostiene una misma postura a lo largo de un buen tiempo. Asimismo es frecuente en ciertos deportes como el tenis o bien el golf. De todas y cada una maneras, se ha visto que cualquier persona y a cualquier edad puede presentar una hernia discal.

Infiltración en ozonoterapia

Beneficios de la ozono terapia para tratar una hernia discal
La ozonoterapia es una técnica ligerísimamente invasiva basada en la inyección de ozono tanto a nivel del disco herniado como en la musculatura paravertebral. El ozono inyectado en el disco reduce el volumen del material herniado. Por su parte, el que se inyecta en la musculatura paravertebral estimula la producción de enzimas antioxidantes, que anulan los productos tóxicos que se han liberado por la rotura del núcleo pulposo y responsables en una parte de la inflamación. De esta forma, la acción calmante del ozono reduce la contractura muscular de defensa que se activa de forma automática para resguardar la zona herniada.

Casos en los que se precisa la ozonoterapia
Con ozonoterapia puede tratarse cualquier clase de hernia, así sea cervical, dorsal o bien lumbar. Solo en aquellos casos en los que tengamos un déficit motor no se puede practicar esta técnica. Esta forma de terapia está singularmente indicada en aquellos casos en los que los pacientes presentan dolor, así sea en la espalda o bien en la pierna (o bien los dos), precisan la toma de calmantes y antinflamatorios, aprecian que debido al dolor no tienen una buena calidad de vida debido, y la recomendación de sus cirujanos es NO operarse.

Tratamiento de la cervicalgia con ozonoterapia
En el Institut Català d´Ozonoterapia es el neurocirujano el que hace la punción del disco o bien discos perjudicados. La discolisis con ozono se efectúa en quirófano, bajo sedación y control radiológico, continuando ingresado el paciente unas horas en el Centro de salud Quirónsalud Barna.

Conforme los expertos en Ozonoterapia, esta es la primera opción terapéutica en todos aquellos casos que no respondan al tratamiento con calmantes y antinflamatorios. La cirugía debe efectuarse cuando se hayan agotado todas las otras formas de tratamiento.

Resultados de la ozonoterapia en hernia discal
El porcentaje de éxito es afín al de la cirugía, en torno a un ochenta por ciento de los casos son positivos. Los beneficios sobre la cirugía son clarísimas, en tanto que se trata de un procedimiento ligerísimamente invasivo que no requiere ingreso, carece de dificultades (fibrosis blog post-quirúrgicas) y no precisa ninguna rehabilitación siguiente, pudiendo reincorporarse el paciente a su rutina frecuente tras veinticuatro horas.